Noticias

Crear contenido para una audiencia específica es importante en el marketing musical

Vía: Entrepreneur

Está lloviendo fuera. Estás en tu cama, acurrucado con tu libro favorito y escuchando tu música favorita. Existe una alta probabilidad de que la música que ha estado escuchando le haya sido recomendada por su aplicación de transmisión de música, que se adapta perfectamente al clima exterior y a su actividad actual (que es la lectura). Mientras que las compañías de tecnología musical, como Joox, QQ Music, KKBox, etc., respaldadas por Tencent, parecen tener diferentes propuestas de valor, en términos de la miríada de música regional que se ofrece a los oyentes, los modelos de monetización, etc .; todos cantan una misma canción hoy.

Y esa es la canción de la IA

La inteligencia artificial ha ganado una gran popularidad en la industria de la tecnología musical en los últimos años. Las razones detrás de este aumento en la adopción de la inteligencia artificial en la tecnología principal de aplicaciones de transmisión de música se deben a algunas razones obvias, pero otras no tan obvias:

1. La IA aumenta las experiencias de los oyentes a través de listas de reproducción personalizadas:

El pasado: Cada artista tenía su propia personalidad que presentaba a través de su música, mientras que algunos amaban la naturaleza jazzística de Louis Armstrong, otros se derretían cada vez que escuchaban a Elvis Presley cantar una de sus canciones de amor. Algunos tocaron la cabeza con The Beatles, mientras que otros se balancearon con The Doors. El presente: Empresas de aplicaciones de transmisión de música como Joox, QQ Music y KuGou han estado utilizando IA para analizar las preferencias de sus oyentes y recomendar listas de reproducción especialmente seleccionadas para una experiencia personalizada del cliente.

Mediante el uso de «motores de recomendación» basados ​​en inteligencia artificial, las aplicaciones de transmisión de música analizan el historial existente de los oyentes y recomiendan nuevas canciones.
 

El futuro: Si bien la inteligencia artificial se utiliza para brindar recomendaciones hoy en día, existe una gran posibilidad de que la industria de la transmisión de música intente ofrecer funciones que leerán los signos vitales del cuerpo como la frecuencia cardíaca, los niveles de estrés, la frecuencia respiratoria, tal vez incluso las señales neurológicas de los dispositivos portátiles. . La función puede ofrecer música basada en biometría y fisiología. Imagina que viajas en metro, lleno de gente. La prisa por llegar a la oficina y el exceso de personas te ponen ansioso. El pequeño dispositivo que se coloca sobre tu oreja puede identificar tu ansiedad y ofrecerte a reproducir música de tu artista favorito, pero con una melodía más suave y tranquila. Un mecanismo de retroalimentación puede indicar de forma autónoma cómo esta melodía más suave está afectando los signos vitales de su salud y se harán más mejoras en la música para ofrecer resultados más curativos. Existe la posibilidad de que la IA pueda variar la melodía, el género, la calidad tonal, el ritmo armónico, etc. de la canción para adaptarse a los signos vitales de su cuerpo para tratar de «curarlo» esencialmente. Básicamente, esta puede ser la próxima ola de personalización de la música a través de la inteligencia artificial.

2. La IA rompe el paradigma de las opciones infinitas:

El pasado: Para escuchar música en casa, los oyentes tenían que comprar etiquetas de discos de vinilo de 12 pulgadas que solo podían reproducir aproximadamente 22 minutos de música, en cada lado. Los vinilos eran caros y los oyentes solo conocían y consumían música creada por sus artistas locales.  Con la comercialización masiva de la radio para fines de transmisión de medios, los artistas comenzaron a crear canciones más cortas de 3 a 7 minutos que serían más fáciles de transmitir en el aire. A esto le siguió una era en la que los álbumes se grababan y vendían en CD y DVD. La democratización de Internet y un punto de inflexión en la industria de la música fue cuando Apple Inc comercializó su función de pago por canción a principios de la década de 2000, lo que hizo posible que los oyentes descargaran infinitas canciones de infinitos artistas.

El presente: Las aplicaciones de transmisión de música de hoy permiten a los oyentes dar un paso más en términos de no pagar por canción, sino pagar por mes o por año por canciones ilimitadas de artistas ilimitados. Las aplicaciones de transmisión de música cargan alrededor de 20,000 canciones nuevas por día en sus plataformas. La verdadera mella que ha hecho la IA es el uso de «motores de filtrado», que escanean miles de canciones recién cargadas para desarrollar listas de reproducción y recomendaciones dirigidas a cada individuo, eliminando la necesidad de que los oyentes examinen miles de canciones para elegir las favoritas. Además, los motores de filtrado de IA no restringen la personalización a géneros únicos, sino que dan una definición completamente nueva a la palabra «género», al generar una lista de reproducción de canciones supuestamente no relacionadas que ese individuo considera «buena música». El futuro:  En el corazón de la personalización de la música en el futuro, se encuentra la forma en que los oyentes individuales experimentarán su música. A través de tecnologías como la realidad virtual, los oyentes no solo “escucharán” música, sino que también verán virtualmente a sus músicos favoritos actuando exclusivamente para ellos. A través de estimuladores neuroeléctricos portátiles, los oyentes «sentirán» la música en sus huesos, músculos y regiones del cerebro. También pueden sentir los sentimientos y emociones del artista a través de estos estímulos.

3. La IA afecta el proceso creativo de artistas y músicos 

El pasado: Las películas sobre músicos, bandas y artistas han sido amadas por el público de todo el mundo. A los fanáticos les encanta ver el proceso creativo de sus modelos a seguir, la forma en que su venerado artista se inspira en las canciones, la forma en que las letras los golpean en horas extrañas y surrealistas y la forma en que orquestan la música para finalmente producir esa canción que los fanáticos de todo el mundo, escuchen. El alcohol, las meditaciones, los retiros fuera de lo común, las drogas, el amor, la gente, las protestas, la pobreza, entre muchas otras cosas, a menudo sirvieron como musas para estos artistas. Personalmente, amo y admiro el proceso creativo de la música francesa Edith Piaf, cuyas canciones trajeron alegría, positividad y esperanza a los franceses durante la revolución. El presente: Hoy en día, el proceso creativo está muy basado en datos. Los sellos discográficos y los músicos tienden a investigar las preferencias de las personas a través de conjuntos de datos compartidos por fuentes, como empresas de aplicaciones de transmisión de música, para determinar qué tipo de música se vende, dónde, a qué grupo de edad, religión, género, ocupación, etc. y cuál no.  Otra aplicación de la IA en la tecnología musical es la masterización de audio. Un ejemplo de esto sería Landr, una empresa de tecnología canadiense, que ayuda a los músicos a pulir la calidad de sonido de su música a la par con los estudios profesionales, a la mitad del costo y el tiempo. Dichas aplicaciones analizan canciones y escanean a través de un vasto repositorio de pistas similares para proporcionar recomendaciones instantáneas para mejorar la calidad del audio y agregar singularidad y carácter individual a la pista. El futuro: Continuando con mi deliberación anterior sobre las recomendaciones musicales basadas en la biometría, la IA puede tener un gran impacto en el proceso creativo de cualquier músico. El futuro puede exigir que los músicos tengan un conocimiento técnico profundo de las neurociencias, la psicología, junto con los conceptos básicos de la inteligencia artificial, y utilicen todo eso para determinar el tipo de música que se debe crear.

4. La IA puede eventualmente crear su propia música

Muchos veteranos de la tecnología musical como Prashan Agarwal, director ejecutivo de Gaana App (India), predicen que, no muy lejos en el futuro, la IA creará su propia música. Usando «Redes Adversarias Generativas» o GANs (o algunas otras técnicas similares), la IA analiza los beats, tempo, EQ, género, instrumentales, etc. que es preferencial para que el usuario genere nueva música, específicamente creada para el «oído del espectador». Imagina una era en la que cada individuo tiene su propia música, creada solo para ellos. Sea lo que sea lo que nos depare el futuro, una cosa es segura, y es que la forma en que se escucha la música, así como la forma en que se hace, está cambiando rápidamente. La industria está lidiando con las implicaciones de la IA y queda mucho por analizar:
  1. Si el futuro de la transmisión de música es de hecho la personalización dependiente de la biometría, ¿deberían las empresas de aplicaciones de transmisión de música tener derecho a proporcionarnos “terapias curativas” y tratar de curarnos?
  2. ¿Cuál será el impacto emocional de tal recomendación y consumo de música en nuestra salud?
  3. ¿La música curativa para siempre nos ayudará a sentirnos más felices o nos hará aún más dependientes de la tecnología para curarnos?
  4. Los datos generados a partir de las aplicaciones de transmisión de música pueden venderse a compañías de seguros y agencias de publicidad de terceros y pueden utilizarse indebidamente para influir en nuestro poder adquisitivo. Entonces, ¿cuál sería el precio real de la transmisión de música por mes?
  5. Si la IA realmente algún día creará música por sí misma, ¿será propietaria de los derechos de autor de esa música? ¿Cómo sería el marco legal para esto? 
  6. ¿Cuándo discutirán nuestros gobiernos estos temas de políticas de privacidad y derechos de autor para restringir, controlar e identificar los marcos legales para las IA que crean música?
Más importante aún, ¿cuándo será la última vez que todos nos sentemos alrededor de una fogata y cantemos la misma canción que todos conocemos y amamos?